Agentes sociales y económicos cuestionan la viabilidad del SDDR

Ciclo de Vida de Envases. Fuente: envaseysociedad.org

Ciclo de Vida de Envases. Fuente: envaseysociedad.org

La gestión del ciclo de vida de los envases tiene una enorme trascendencia medioambiental y afecta a todos los eslabones de la cadena de valor, desde productores hasta el consumidor final.

El modelo de gestión colectiva de envases que existe en España ha demostrado su eficacia y eficiencia, tanto en el plano económico y como en el ambiental. Además, parte de un enfoque voluntario que ha conseguido una enorme implicación de las empresas y la sociedad. De hecho, los niveles de recuperación de envases en España están por encima de los estándares medios europeos. No obstante, desde determinados ámbitos se ha abierto el debate de la posible implantación de un Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR) obligatorio. Recientemente, en la Comunidad Valenciana. 

Precisamente sobre este asunto, la Plataforma Envase y Sociedad ha reunido este jueves en la Fundación Universidad-Empresa de la Universitat de València a los principales agentes económicos y sociales implicados en la gestión de envases domésticos (consumidores, empresas, supermercados, pequeño comercio, hostelería y ayuntamientos) para debatir sobre la posible implantación obligatoria del SDDR.

En conjunto, todos han reclamado una mayor información sobre las consecuencias reales que tendría un SDDR y espacios reales de diálogo en los que aportar conocimiento y poder contrastar modelos. En definitiva, han demandado “frenar la innecesaria urgencia con la que se ha acometido esta iniciativa con el fin de tomar la decisión más adecuada contando con la sociedad en su conjunto”.

Juan Quintana, Secretario General de la Plataforma Envase y Sociedad, destacó que con un SDDR en la Comunidad Valenciana se multiplicaría por 7 el coste de la gestión de envases, pasando de 5 euros anuales por familia a 37 euros. Por otro lado, sólo conseguiría aumentar la tasa de reciclaje en algo más del 2,5%.

El debate contó con dos especialistas reconocidos en la gestión de residuos y estudiosos del proceso de implantación obligatoria del SDDR en Alemania. Stephan Roesgen, Vicepresidente de Asuntos Regulatorios en Ardagh Group (líder mundial en fabricación de envases) explicó que la implantación del sistema se produjo para frenar la caída del envase reutilizable. Sin embargo, según las cifras que aportó en su presentación los envases reutilizables han caído de forma continuada, veinte puntos desde 2003. En lo relativo al abandono de residuos “datos estadísticos no muestran diferencias en la cantidad de residuos encontrados en las calles de las ciudades alemanas en los años previos y posteriores a la implantación del SDDR”.

Por su parte, Joachim Quoden, Director de Expra (organización supra europea que integra a 21 sistemas colectivos de responsabilidad ampliada de productor) destacó que el sistema imperante en Europa es el del modelo contenedor y desgranó el incremento de los costes de gestión que ha tenido el SDDR en los países que lo han implantado.  

Según explicó, con el SDDR, al disminuir la cantidad de material que va al sistema de contenedores, los productores e importadores cuyos productos están fuera del SDDR deben pagar más por gestionar sus residuos de envases.  “Este encarecimiento indirecto del sistema de contenedores recae en el consumidor que tiene que pagar dos sistemas para gestionar estos residuos”, afirmó Quoden. De forma colateral, en Alemania “se produjo un efecto muy negativo, como es el saqueo de los contenedores convencionales para extraer los envases que puedan ir al SDDR, lo que encarece y dificulta la gestión del sistema”, añadió.

Reciclaje y gestión de envases, primeros pasos hacia una economía circular

Funcionamiento SCRAP ecoembes

Esquema de funcionamiento del modelo SCRAP en Ecoembes

Ecoembes, una organización con la que colaboran varios de nuestros asociados, ha lanzado recientemente la campaña “”, con el fin de fomentar la participación ciudadana en el reciclaje de envases. El objetivo es concienciar a la sociedad de la responsabilidad individual que tenemos en el cuidado de nuestro entorno. Para los próximos cinco años, la entidad se ha marcado el objetivo de alcanzar una tasa de reciclaje del 80%.

El modelo de gestión existente en España, denominado SCRAP (Sistema Colectivo de Responsabilidad Ampliada del Productor), parte de un enfoque de colaboración entre empresas y ciudadanos que ha permitido alcanzar unos niveles de recuperación de envases por encima de la media europea, con una tendencia de crecimiento sostenida en el tiempo.

De hecho, la Fundación Envase y Sociedad realizó recientemente una comparativa a nivel europeo con otros modelos, como el SDDR, los cuales supondría un incremento sustancial de costes (50 euros por familia al año) en relación a las mejoras marginales de eficiencia.

raee_cataluñaLa recogida de aparatos eléctricos y electrónicos

Los envases, el vidrio o el papel no son los únicos productos que entran en una cadena de gestión para su reciclaje y reutilización.

La Agencia de Residuos de Cataluña ha iniciado una campaña para fomentar la Recogida de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAAE), en la que participa ANGED. Según datos de la Agencia, los sistemas integrados de gestión recogen el 60% de los residuos de estos aparatos.

La Agencia va a colaborar con 600 establecimientos de toda Cataluña para informar a los consumidores de la necesidad de desprenderse correctamente de estos productos.

Los productos sostenibles crecen en los lineales

frescosEl componente sostenible de los productos es un driver creciente de consumo. Sólo en alimentación, las compras de productos con algún tipo de certificación ecológica o de sostenibilidad alcanza cuotas de entorno al 5% del gasto total de los hogares, según datos de Nielsen. Los expertos coinciden en que es previsible que se mantenga esta línea de crecimiento de esta nueva forma de consumir, que llega para quedarse en los lineales de las tiendas.

Precisamente, esta misma semana uno de los asociados de ANGED, Alcampo, y la organización sin ánimo de lucro Marine Stewardship Council (MSC) han lanzado la campaña “#miMarsuMar, a la pesca de futuras generaciones”. El objetivo es poner en valor la pesca sostenible en todos los hipermercados, concienciando al consumidor sobre la importancia de consumir pescado de forma responsable. Este tipo de estándares de pesca sostenible (destacan otros como el Dolphin Safe o el ranking de Greenpeace) están presentes en el resto de compañías de ANGED.

De hecho, el gran formato comercial, por sus características y compromiso con la incorporación de nuevos productos a su surtido, es el que mejor está respondiendo a estas tendencias globales del consumo. Como señalamos en nuestro informe anual, las empresas asociadas a ANGED cuentan en sus lineales con entre 1.000 y 8.000 productos de venta al público con algún tipo de certificación de sostenibilidad. En algunas firmas, los productos alimentarios cuentan con hasta 2000 certificaciones ecológicas.

Por otro lado, no se limitan a la alimentación. Los electrodomésticos y aparatos de alta eficiencia energética son cada vez más demandados por los consumidores. Además, un número creciente de productos y envases están certificados por el Forest Stewardship Council (FSC), que garantiza el uso de papel y madera de forma responsable. En cuanto a los productos textiles, las empresas han impusado sellos que garantizan requisitos económicos, sociales y económicos a lo largo de la cadena: Organic Content Standard (OCS); Global Organic Textile Standard (GOTS); Partnership for Cleaner Textiles (PaCT) o Sustainable Apparel Coalition.

Por supuesto, no hay que olvidar el apoyo a las Indicaciones Geográficas Protegidas y las Denominaciones de Origen. Ni tampoco, la participación activa en el comercio justo y la promoción de las Ciudades por el Comercio Justo (como es el caso de Madrid).

 

Nuevas tecnologías, claves para la eficiencia energética en las tiendas

DiodosLed

Diodos de LED

El próximo sábado 5 de marzo se celebra el Día Mundial de la Eficiencia Energética. Su origen se remonta a la Primera Conferencia Internacional sobre la materia, celebrada en Austria en 1998. En los últimos años, ha cobrado una especial relevancia por sus efectos demostrados para reducir el impacto de la actividad humana sobre el clima. Precisamente en Viena, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático determinó en 2007 que la eficiencia energética logra “reducciones reales en las emisiones de carbono”. Pero para ello, hacen falta objetivos y medidas específicas.

Los objetivos los marcó la Comisión Europea cuando determinó que hay que alcanzar un ahorro del 20% para 2020. Como comentamos en un post anterior, algunos de nuestros asociados ya alcanzaron ese objetivo en algunos de sus establecimientos gracias a una serie de medidas adoptadas. Entre las más destacadas, como señalamos en nuestro informe anual, se encuentra la sustitución de la iluminación tradicional (lámparas incandescentes y fluorescentes) por iluminación LED. Esta tecnología permite un ahorro del consumo energético de hasta un 85%. Otra extendida es la instalación de placas solares y fotovoltaicas para la generación directa de energía procedente de fuentes renovables.

Los controles centralizados de la climatización, los aislamientos términos y las mejores en los murales y expositores refrigerados también están jugando un papel fundamental en la reducción del consumo de energía en las tiendas. De hecho, los nuevos conceptos de tiendas parten de estándares sostenibles y de eficiencia.

Afortunadamente, el Retail y cada vez más empresas tienen estas medidas implantadas y sin embargo no deberíamos quedarnos ahí.Ahora se vislumbran nuevas tendencias y tecnologías que pueden reducir aún más el consumo energético y mejorar la eficiencia.

Por ejemplo, los LED pueden ir más allá de la iluminación y servir como base para la tecnología LiFi. Se trata de una tecnología de comunicación e intercambio de datos que usa ondas de luz. Las luminarias LED compatibles con LiFi podrán transmitir datos a una velocidad hasta 100 veces superior a la de las ondas WiFi. Esto permitiría un ahorro considerable en la instalación y gasto energético que generan los cableados y sistemas de redes.

En este sentido, también interviene el Internet de las cosas. Un conjunto de sensores interconectados permite convertir locales y edificios en espacios inteligentes. Pueden determinar automáticamente y por zonas variables como la temperatura, humedad, luz ambiental presente e incluso el aforo y adaptar el consumo en función de todos esos parámetros.

El Día Mundial de la Eficiencia Energética ayuda a recordar que todos los actores que intervenimos en la sociedad tenemos una responsabilidad con el planeta que nunca debemos dejar de lado y para ello, podemos y debemos hacer uso de las nuevas tecnologías.

El compromiso de la distribución con la sociedad y su entorno

La distribución comercial constituye uno de los sectores con mayor implantación en España. Miles de municipios y ciudades albergan al menos un establecimiento que no sólo presta servicio a los ciudadanos, sino que crea empleo local, contrata y compra a proveedores, requiere de logística, consume energía, etc.

Por eso, un sector más eficiente aporta sin duda grandes beneficios a la sociedad y el entorno en el que opera. El informe de RSE de ANGED sintetiza los principales avances de nuestras empresas en tres ámbitos: el medio ambiente, la acción social y las relaciones con los grupos de interés (clientes, empleados y proveedores). Puede consultar el nuevo informe de RSE en este enlace

rse_anged

Día Mundial de la #EficienciaEnergética ¿Qué medidas aplica la distribución?

© ferkelraggae - Fotolia.com

© ferkelraggae – Fotolia.com

La eficiencia medioambiental de las empresas reporta un indudable beneficio a la sociedad, en términos de un entorno más limpio y una economía más sostenible. Las empresas de ANGED, por las propias características de su modelo de negocio, lideran este compromiso en muchas áreas de su actividad y tras años de trabajo los resultados son positivos.

La eficiencia energética, de la que este 5 de marzo celebra su Día Mundial (#EficienciaEnergética), constituye una de las áreas prioritarias del sector. De hecho, las mejoras e innovaciones puestas en práctica en los establecimientos han permitido a algunas empresas alcanzar ya el objetivo de ahorro por metro cuadrado del 20% marcado por la Comisión Europea para 2020.

Entre otras medidas, destacan la renovación de la iluminación por tecnología de LED (con ahorros de hasta el 85% en el consumo), el control de las vitrinas de refrigeración, la renovación de los sistemas de climatización, el aprovechamiento de la luz natural, la instalación de placas solares y fotovoltaicas, la recogida de las aguas pluviales o la adquisición de energía procedente de fuentes renovables (hasta una quinta parte en algunos casos). El consumo de agua en grandes almacenes e hipermercados también se ha reducido hasta un 15%.

Algunas de nuestras empresas son pioneras a nivel europeo en el desarrollo de las tiendas ecoeficientes, con certificación ISO 5001 en Europa, que permite un ahorro del 65% de energía, y certificación BREEAM sobre construcción sostenible, un sello acreditado internacionalmente. Con todo ello, muchas han conseguido una reducción de emisiones de entre el 15% y el 30%.

El ahorro energético está también presente en los procesos logísticos de nuestras empresas. Entre otras medidas, se han optimizado rutas y aprovisionamientos en origen para evitar los viajes en vacío y reducir los kilómetros de transporte. Se han desarrollado las descargas nocturnas en las ciudades para evitan las congestiones. Por otro lado, se está trabajando en la reducción y reutilización de los materiales y contenedores de carga (hasta un 16% menos); y se han incorporado vehículos de transporte más eficientes (normativa Euro 5) así como los eléctricos para tramos urbanos.

Esta filosofía empresarial tiene traslación a los productos vendidos por las empresas. Por ejemplo, en los últimos años se ha impulsado la eficiencia de los electrodomésticos, bombillas, materiales del hogar.  Y además se han implantado sellos de garantía sostenible que, en algunas empresas, afectan a más de 5.000 referencias.

Más información aquí

#DiaMundialdelMedioAmbiente y el compromiso de la distribución

© ferkelraggae - Fotolia.com

© ferkelraggae – Fotolia.com

La eficiencia medioambiental de las empresas reporta un indudable beneficio a la sociedad, en términos de un entorno más limpio y una economía más sostenible. Las empresas de ANGED, por las propias características de su modelo de negocio, lideran este compromiso en muchas áreas de su actividad y tras años de trabajo los resultados son positivos.

Nueve empresas de ANGED encabezan el ranking Piensa en Clima en las categorías de distribución, textil, hogar y electrónica. Este informe mide el comportamiento de las compañías frente al cambio climático a través de 22 indicadores de desempeño.

En materia energética, las mejoras e innovaciones puestas en práctica en los establecimientos han permitido a algunas empresas alcanzar ya el objetivo de ahorro por metro cuadrado del 20% marcado por la Comisión Europea para 2020.

Entre otras medidas, destacan la renovación de la iluminación por tecnología de LED (con ahorros de hasta el 85% en el consumo), el control de las vitrinas de refrigeración, la renovación de los sistemas de climatización, el aprovechamiento de la luz natural, la instalación de placas solares y fotovoltaicas, la recogida de las aguas pluviales o la adquisición de energía procedente de fuentes renovables (hasta una quinta parte en algunos casos). El consumo de agua en grandes almacenes e hipermercados también se ha reducido hasta un 15%.

Algunas de nuestras empresas son pioneras a nivel europeo en el desarrollo de las tiendas ecoeficientes, con certificación ISO 5001 en Europa, que permite un ahorro del 65% de energía, y certificación BREEAM sobre construcción sostenible, un sello acreditado internacionalmente. Con todo ello, muchas han conseguido una reducción de emisiones de entre el 15% y el 30%.

El reciclado, reutilización, valorización y tratamiento adecuado de los residuos para evitar posibles impactos en el medio ambiente es otra de las prioridades del sector de la distribución. Las compañías de ANGED participan en diversos Sistemas Integrados de Gestión, que se encargan de la recogida y reciclado de los residuos al final de su vida útil. Entre ellos, destacan Ecoembes, Ecovidrio, Ecotic, Ecolec, Ecopilas, Ambilamp, Sigaus.

Algunas de nuestras empresas han conseguido valorizar el 70% de los residuos gestionados en hipermercados y grandes formatos comerciales. Con proveedores especialistas trabajan hasta 20 fracciones distintas de residuos, como cartón, plástico, chatarra, textil, palets, basura, subproductos animales no destinados al consumo humano, aceites o residuos peligrosos, entre otros. La separación en origen, es decir en las tiendas, supera el 80% en algunos casos, y afecta a elementos como las perchas o los etiquetados en el textil. Nuestras empresas son además pioneras en la instalación de puntos para depositar todo tipos de residuos del hogar, desde aceites a pequeños electrodomésticos.

ANGED participa en la Plataforma por la Sostenibilidad de los Envases, un foro abierto donde poner en valor el ciclo de vida de los envases y embalajes, a través de los beneficios sociales y económicos que éstos ofrecen al conjunto de la sociedad. Un propósito sobre el que nuestras empresas llevan mucho tiempo trabajando, por ejemplo, mediante la estandarización de envases, el ecodiseño, la reducción formatos, la utilización de materias primas más sostenibles y los sellos de eficiencia (FSC para bricks).

En este campo destaca también el papel de liderazgo que ha tenido el gran formato comercial para reducir el uso de bolsas de plástico de un solo uso y concienciar a los consumidores. Por ejemplo, en Cataluña, pionera en la reducción de este tipo de bolsas, los hipermercados y los grandes almacenes han reducido un 96% el uso en tan solo cinco años, según datos de la Agencia de Residuos de Cataluña.

El cuidado del medio ambiente está también presente en los procesos logísticos de nuestras empresas. Entre otras medidas, se han optimizado rutas y aprovisionamientos en origen para evitar los viajes en vacío y reducir los kilómetros de transporte. Se han desarrollado las descargas nocturnas en las ciudades para evitan las congestiones. Por otro lado, se está trabajando en la reducción y reutilización de los materiales y contenedores de carga (hasta un 16% menos); y se han incorporado vehículos de transporte más eficientes (normativa Euro 5) así como los eléctricos para tramos urbanos.

Esta filosofía empresarial tiene traslación a los productos vendidos por las empresas. Por ejemplo, en los últimos años se ha impulsado la eficiencia de los electrodomésticos, bombillas, materiales del hogar.  Y además se han implantado sellos de garantía sostenible que, en algunas empresas, afectan a más de 5.000 referencias. Entre otras, destacan los sellos del Forest Stepward Council (FSC) y la Campaña Madera Justa para la gestión sostenible forestal; los sellos WWF (World Wildlife Fund) para los productos pesqueros; o el Textile Exchange, para la industria textil sostenible, donde una de nuestras empresas es la mayor compradora de algodón orgánico.

La distribución comercial reduce más de un 90% el consumo de bolsas de plástico de un solo uso en Cataluña

La Agencia de Residuos de Cataluña ha presentado unos datos muy positivos sobre reducción del consumo de plástico. Gracias al impulso de la distribución comercial y al compromiso de los ciudadanos, el consumo de bolsas de plástico de un solo uso se ha reducido a la mitad en cinco años.

En concreto, cada catalán consume 156 bolsas de un solo uso (1kilo de plástico) al año, un 52% menos que hace cinco años; mientras que el consumo por hogar ha retrocedido un 55%, hasta las 405 unidades anuales.

En 2009, sesenta y cinco empresas y organizaciones del sector, entre ellas ANGED, suscribieron el Pacto de la Bolsa, con el compromiso de reducir a la mitad el consumo de este tipo de envases en el año 2012 y atenuar su impacto sobre el medio ambiente. El objetivo se ha cumplido y, en el caso particular de algunos formatos comerciales, con creces. De hecho, el hipermercado ha reducido un 96% el consumo de bolsas de plástico de un solo uso. Le siguen los supermercados, con una reducción del 92%; y los grandes almacenes, que han logrado disminuir el número de bolsas en un 62%. En el caso de los hipermercados y los grandes almacenes, las bolsas de plástico de un solo uso apenas representan un 1% del total.

La retirada de los lineales de caja, el cobro por unidad, los descuentos para los clientes que no soliciten este tipo de bolsas o el impulso de otros formatos reutilizables son las principales medidas implantadas por la distribución comercial para alcanzar los objetivos del Pacto de la Bolsa. Un compromiso medioambiental que ha contado con la inestimable colaboración de los clientes.

Consulta el informe completo aquí:

Acuerdo por la sostenibilidad medioambiental

© ferkelraggae - Fotolia.com

© ferkelraggae – Fotolia.com

Las organizaciones agrarias, la industria alimentaria, la distribución comercial y la hostelería han firmado con el Ministerio de Agricultura un convenio de colaboración para promover la sostenibilidad medioambiental. 

La cadena agroalimentaria, en todos sus eslabones, es uno de los sectores que más recursos y empleo aportan a la economía española. De ahí que el compromiso de todos sus agentes a la hora de implantar procesos más eficientes y respetuosos con el entorno sea tan importante.

Los objetivos de este convenio pasan por incluir la dimensión medioambiental en los planes anuales de todos los agentes de la cadena; fomentar el consumo eficiente de materias primas y la prevención de efectos negativos sobre el entorno; promocionar las buenas prácticas; e impulsar la conciencia medioambiental entre empresas, trabajadores y consumidores a través de estudios, guías y acciones específicas.

Los firmantes se comprometen a elabora planes anuales de trabajo de aquí a 2018 que incluirán indicadores de desempeño, proyectos pilotos y seguimientos de estos.

Este convenio confirma el trabajo que desde hace años han impulsado las empresas del sector de la distribución en España. Las compañías de ANGED reciclan cada año más de medio millón de toneladas de residuos (cartón, papel, plásticos, vidrio) y producen 4,5 millones de kWh de energías limpias. Además, muchos hipermercados y grandes establecimientos han logrado incrementar su eficiencia gracias a medidas de ahorro de energía, agua, reducción de emisiones de CO2, recuperación de aguas pluviales, aprovechamiento de la luz natural, implantación de nueva iluminación de LED, utilización de la energía solar para calentar el agua e instalación de placas fotovoltaicas, entre otras medidas. En cuanto a las acciones de sensibilización de los consumidores, algunas de nuestras empresas tienen hasta 1.000 referencias con certificación ecológica en sus lineales y 300 con certificación de ahorro de agua y energía. También son pioneras algunas en certificaciones de pesca sostenible o en el compromiso de con las materias primas certificadas, entre otras, la madera.

Un decálogo por la sostenibilidad de los envases

Plataforma por la sostenibilidad de los envases“El ciclo de vida de un envase se inicia con su propio diseño, su funcionalidad, producción, llenado y distribución, pero no termina en su recuperación y reciclado”. Una gestión adecuada vuelve a convertirlo en envase, producto, energía… La nueva Plataforma por la Sostenibilidad de los Envases pretende poner en valor todo este ciclo, compartir las experiencias de los actores que intervienen en esta larga cadena y promover un uso cada vez más eficiente de los envases.

La Plataforma, en la que participa ANGED, cuenta con el compromiso de 25 entidades y organizaciones empresariales y ciudadanas. Conscientes del desafío medio ambiental que representan los envases, la Plataforma quiere buscar vías de colaboración para reducir la generación de residuos y promover mejores prácticas en su gestión.

Las empresas de ANGED reciclan anualmente casi medio millón de toneladas de residuos. Además, han puesto en marcha iniciativas para reducir su impacto. Por ejemplo, la distribución de bolsas de un solo uso en sus establecimientos ha caído un 33% y la generación de energía renovables ha crecido un 2,6%.